Localiza los mejores accesorios para tu compresor de aire. Las ofertas más económicas


Casi siemrpre las herramientas usadas en el taller están alimentadas por una fuente centralizada que transfiere la energía de varias maneras según la herramienta. Por lo general, es mediante un sistema de ruedas, correas y ejes de transmisión. Este era un sistema mecánico grande que era demasiado voluminoso y, por lo tanto, solo estaba disponible para profesionales.

Es fácil considerar los compresores como una herramienta común, sin embargo las cosas no no son lo que eran. De hecho, no hace tanto tiempo, un compresor de aire no es algo que se hubiera encontrado en un taller.

Mostraremos brevemente el funcionamiento de un compresor con pistón (el más frecuente). Todos funcionan según un principio muy básico: Cuando el aire (u otro gas, claro se comprime, su volumen disminuye, mientras que la presión aumenta. La forma más usual de lograr ésto es con ayuda de un pistón . Se fabrican compresores que utilizan el giro con el fin de crear presión con aire. Los que se construyen con un pistón alternativo son los más comunes, y si se está familiarizado con el funcionamiento de los motores de combustión interna, conocerá que su funcionamiento es similar a estos.

Todo compresor tiene un cigüeñal, un pistón, un cilindro una valvula. Para que todo el mecanismo funcione, necesita de energía. Los compresores de aire suelen funcionar con electricidad o gas, según el modelo concreto. La mayoría de los compresores también tienen un tanque cuya función es almacenar aire comprimido con el propósito de mantener la presión dentro de un rango establecido, mientras alimenta varias herramientas neumáticas.

La principal ventaja de los compresores de aire comparado con una fuente de alimentación centralizada es su reducido tamaño y la característica de que no requieren un motor grande. Además generan poco ruido, más duraderos y muchos de ellos como vemos son portátiles.

Deja un comentario