Lavadora panelable para pasar desapercibida.


Panelable o integrable, da igual como lo llames. La idea es camuflar este electrodoméstico en el resto de la estancia y que solo sea visible cuando lo usemos para introducir o sacar la ropa en la lavadora.

Usualmente, son las dimensiones de la lavadora las que condicionan si puede instalarla en el espacio que tengamos dedicado o no. De manera habitual las lavadoras con tambor en la parte frontal tienen un cajón frontal y generalmente poseen 60 cm de ancho. Por el contrario, una lavadora con puerta superior tendrá una dimensión estándar de 40 cm y es normal que sea más baja. Por lo tanto, el ancho y la altura de una lavadora pueden estar más o menos estandarizados, pero la profundidad varía más. Dependiendo de la mayor o menor capacidad y el modelo concreto, la lavadora tendrá más o menos profundidad. Es por tanto una medida a verificar. Por último, recuerde que hará falta algo de hueco detrás de la máquina para las conexiones de agua y electricidad.

Una lavadora panelable es un gran electrodoméstico, y por tanto con un cierto consumo de energía. De la misma manera que con un frigorífico o un congelador, la adquisición de un modelo económico en términos energéticos puede suponer ahorrar bastante al final del año. Hemos de reconocer que una lavadora no tiene un funcionamiento continuo, pero siempre es importante.

Es importante elegir bien la capacidad que más interese. Para casas con una o dos personas bastará una lavadora con unos 7 kg de capacidad. Las familias numerosas de hasta cinco integrantes preferirán una lavadora con una capacidad de llenado de 9 kg. Para mayores necesidades tienen sentido para familias muy grandes o para casos muy concretos como poner la lavadora 1 vez a la semana con una gran bolsa de ropa sucia.

Al elegir una lavadora integrable con una alta eficiencia, se obtendrán ahorros sustanciales que mejor tener en cuenta a la hora de elegir el modelo adecuado.

Debemos tener presente que prácticamente todos los hogares cuentan con una lavadora, y este electrodoméstico representa aproximadamente el 5% del coste en electricidad de un hogar.