Un disco duro interno SSD es la manera más económica de subir el rendimiento.


Pros y contras de un disco duro interno SSD

Los discos de estado sólido SSD han ganado mucha aceptación. Son mucho más rápidos transfiriendo datos, y más pequeños en tamaño. No obstante, suelen soportar menos ciclos de lectura/escritura que sus equivalentes HHD.

Cuando hacemos uso de un disco duro interno SSD debemos considerar la ventaja de conectar el equipo a nuestra red sobre todo si es un NAS, bien sea con un cable ethernet o a través de wifi, porque en ese caso el rendimiento será espectacular.

Finalidad de un disco SSD

Aun reconociendo la aceptación del concepto nube, si su mayor preocupación es ocultarse del mundo, debería considerar estos modelos que presentamos.

Nuestro consejo es que la compra de un disco duro interno SSD se considere como una inversión. Una inversión para aumentar la capacidad de un dispositivo, o como elemento clave dentro de un procedimiento de backup.

Estos discos duros pueden guardar tus datos más valiosos, y pueden ser transmitidos entre distintos dispositivos.