Directamente la mejor impresora 3D. Estas ofertas no están en otros sitios.


En la propia oficina, la tecnología que se usa está en constante desarrollo, y se ven cada día nuevas formas de impresión, siempre más directas y económicas, incluidas las modernas impresoras 3D.

Tenga en cuenta que un lector de varios formatos de tarjeta (SD, SDHC, etc.) y/o un puerto USB también pueden ser una ventaja si desea imprimir documentos sin tener que encender el ordenador. Del mismo modo, muchas impresoras vienen preparadas con tecnologías de nube y red para permitirle imprimir directamente desde su teléfono inteligente. En el caso de las impresoras 3D tienen un poco del mundo maker, casi bandera de este colectivo.

A diferencia de otros dispositivos, se aconseja no conectar directamente una nueva impresora al ordenador. se conecta sin su propio controlador seguramente funcionará, pero el controlador que tomará automáticamente seguramente no sea el más apropiado. Esto es especialmente verdad cuando tratamos con un modelo de multifunción (con escáner, fotocopiadora, etc)

Existen multitud de tipos de impresoras, podemos encontrar algunos más usuales como las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser, pero en este caso el consumible será un hilo de material plástico. Además las hay más específicas como las impresoras por calor, que se usan por ejemplo, en las cajas de los supermercados.

Vamos a calcular el coste en conjunto de la impresora 3D, pues vamos a estar varios años usándola. El coste por pieza: se puede estimar con el precio del consumible entre el número de capas de autonomía. Aquí hay que tener en cuenta que el número de capas posibles puede variar dependiendo del modo de impresión, el tipo de pieza (el modelo) o el tipo de hilo usado. El coste del material: para optimizar el uso y la rentabilidad, preferible carretes que estén separados♦.