Las Canon PIXMA ofrecen el mejor resultado en la impresión fotográfica.


Para tener una impresora semiprofesional fotográfica como las de la serie Canon Pixma no vas a tener que desembolsar demasiado dinero. Eso sí, pon un papel de calidad que esté a la altura a la hora de imprimir fotografía. PAra el resto de usos un papel normal será suficiente.

Vamos a calcular el coste en conjunto de la impresora Canon Pixma, pues vamos a estar varios años haciendo uso de ella. El coste por página: se puede calcular con el precio de compra de los consumibles entre el número de hojas que podemos usar aproximadamente con ese consumible. Aquí hay que tener en cuenta que el número de hojas variará dependiendo del modo de impresión (desde borrador a alta definición), el tipo de documento (texto o fotos) o el tipo de papel usado. El coste del consumible: para optimizar la utilización y la rentabilidad, preferibles cartuchos de colores que estén separados o bien elegir una impresora con un tanque de tinta. El coste del medio de impresión: una impresora a doble cara permitirá reducir mucho tu coste de papel.

Tenga en cuenta que un lector de tarjetas externas (SDHC, SD, etc) y/o un puerto USB también pueden ser una ventaja si tienes que imprimir documentos o fotos sin tener que tener que tener el ordenador encendido. Del mismo modo, muchas impresoras tienen tecnologías de red y nube para poder imprimir directamente desde su teléfono inteligente.

En casa, tanto por motivos de estética como prácticos, es mejor comprar una impresora con conexión wifi, y si dudas entre dos impresoras con conexión wifi, optar por la impresora con wifi directo.

Al contrario que otros dispositivos, se aconseja no conectar directamente una nueva impresora al ordenador. se conecta sin su propio controlador seguramente funcionará, pero el controlador usado por defecto es posible que no sea el más adecuado. Esto es especialmente verdad cuando tratamos con un modelo de multifunción (con escáner, fotocopiadora, etc)

Entre los modelos de impresoras más utilizados en el mercado, nos encontramos clásicos como las impresoras de tinta y las impresoras láser que usarán toner. También las hay mucho más específicas como las impresoras tipo térmicas, que se utilizan por ejemplo, en en casi todos los supermercados.