Cuida tu economía comprando una impresora láser a color.


El color ha llegado para quedarse. Mucha información actualmente se codifica en color, para gráficos en el teletrabajo, o si te encargan alguna tarea de clase: La presentación es importantísima. Las impresoras láser a color son la alternativa que más ha crecido entre los consumidores porque no tendrás los problemas de la tinta, y el coste aunque parezca superior al principio, será más bajo que otras opciones.

Las dos principales marcas que se sostienen en el top de ventas son Brother y HP.

Tenga presente que un lector de varios formatos de tarjeta (SDHC, SD, etc) o un puerto USB además pueden ser un plus si tienes que imprimir documentos o fotos sin tener que encender el ordenador. Del mismo modo, muchas impresoras tienen tecnologías de red y nube para permitirle imprimir sin más desde su teléfono móvil.

En casa, tanto por motivos de orden como prácticos, es mejor comprar una impresora con conexión inalámbrica, y si tuviera que elegir entre dos impresoras con conexión wifi, optar por la impresora con wifi directo.

Fundamental es calcular el coste total de la impresora laser color, pues vamos a estar varios años usándola. Coste asociado a cada página impresa: se puede estimar con el precio de los consumibles dividido por el número de hojas que podemos usar aproximadamente con ese consumible. Hay que tener en cuenta que el número de páginas posibles puede variar dependiendo del modo de impresión (borrador, estándar, alta definición), el tipo de formato (texto o fotos) o el tipo de papel usado. El coste del cartucho: para ser más económicos en la utilización y la rentabilidad, preferibles cartuchos de colores que estén separados o bien elegir una impresora con un tanque de tinta. El coste del propio papel: una impresora que pueda imprimir a doble cara permitirá bajar casi a la mitad tu coste de papel.

La tecnología usada en la oficina está en constante desarrollo, y se ven cada día nuevas soluciones de imprimir, siempre más directas y eficientes, incluidas las últimas impresoras 3D.

A diferencia de otros dispositivos, merece la pena no conectar directamente la impresora recién adquirida al ordenador. se conecta sin su propio controlador funcionará, pero el controlador que corra por defecto seguramente no sea el más apropiado. Sobre todo cuando tratamos con un modelo de multifunción (con escáner, fotocopiadora, etc)