Pequeña también en precio: Impresora portátil


Una impresora portátil es aquella que vas a poder llevar en una pequeña mochila y no necesitas enchufe. Muchos negocios se pueden montar con una impresora de este tipo y una buena idea, o quizás simplemente sea un capricho para sacar en papel desde cualquier sitio. En todo caso, las que te hemos mostrado son las más valoradas, para que no te comas mucho el tarro.

Para el uso en el hogar, tanto por motivos estéticos como prácticos, es preferible comprar una impresora con conexión inalámbrica, y si dudas entre dos impresoras con conexión wifi, mejor optar por la impresora con wifi directo.

Entre los modelos de impresoras más utilizados en el mercado, se encuentran clásicos como las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser que usarán toner. Incluso las hay mucho más específicas como las impresoras por calor, que se usan por ejemplo, en en los supermercados.

Tenga presente que un lector de varios formatos de tarjeta (SD, SDHC, etc.) o un puerto USB además pueden ser una ventaja si desea imprimir fotografías o documentos sin tener que encender el ordenador. De igual manera, algunas impresoras vienen preparadas con tecnologías de nube y red para permitirle imprimir sin más desde su teléfono inteligente.

A diferencia de otros dispositivos, no habría que conectar directamente una nueva impresora al ordenador. Si usa el driver por defecto funcionará, pero el controlador que tomará de forma predeterminada seguramente no sea el más apropiado. Sobre todo cuando tratamos con un modelo de multifunción (con fotocopiadora, escáner, etc)

Es importante calcular el coste en conjunto de la impresora portátil, pues estaremos varios años haciendo uso de ella. El coste por página: se puede calcular con el precio de los consumibles entre el número de páginas que podemos usar aproximadamente con ese consumible. Aquí hay que tener en cuenta que el número de páginas posibles variará según el modo de impresión (desde borrador a alta definición), los documentos impresos (fotografía o texto) o incluso el tipo de papel utilizado. El coste del consumible: para ser más eficaces en la utilización y la rentabilidad, mejor cartuchos con colores independientes o bien elegir una impresora con un tanque de tinta. El coste del propio papel: una impresora a doble cara te permitirá bajar mucho tu coste de material donde imprimes.