El pequeño milagro de la impresión térmica.


Entre los modelos de impresoras más utilizados en el mercado, se encuentran algunos más usuales como las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser que usarán toner, pero en este caso os traemos una selección de impresoras térmicas que funcionan con calor sobre un soporte especial, que se usan por ejemplo, en en los supermercados.

La gran ventaja en este caso es que no hará falta el consumible de tinta o tóner, y su bajísimo precio.

La tecnología de oficina está en constante desarrollo, y se desarrollan cada día nuevas soluciones de impresón, siempre más directas y eficientes, incluidas las modernas impresoras para 3 dimensiones, por lo que también puede ser buena idea evaluar otras tecnologías.

Fundamental es calcular el coste en conjunto de la impresora térmica, pues estaremos varios años usándola. Coste asociado a cada página impresa: se puede estimar con el precio de los consumibles entre el número de hojas que podemos usar aproximadamente con ese consumible. En este caso el coste será nulo. Aquí hay que tener en cuenta que el número de hojas variará según el modo de impresión (desde borrador a alta definición), los documentos impresos (fotografía o texto) o el tipo de papel utilizado en este caso sí será superior dependiendo del tipo de papel especial.

Tenga en cuenta que un lector de tarjetas de memoria (SDHC, SD, etc) y un puerto USB además pueden ser una ventaja si desea imprimir documentos o fotos sin tener que pasar por el ordenador encendido. Del mismo modo, muchas impresoras tienen tecnologías de nube y red para permitirle imprimir sin más desde su teléfono inteligente.