Con los nuevos teclados mecánicos teclear se ha convertido un un auténtico placer.


De moda, cada vez con más adeptos y cada día con más tecnología dentro de la mecánica. En cualquier caso, cuando pruebas uno  de estos teclados mecánicos ya no hay stop…

Hoy en día hay disponible en el mercado una amplia variedad de teclados, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Lo primero que debe considerar es en qué manera se usará el teclado mecánico. Si procesa bastante texto, obtenga un teclado de tipo ergonóimco con una experiencia de escritura agradable y cómoda. Por otra parte, si necesita trabajar con números, mucho mejor adquirir uno con su teclado numérico especifico.

Las características fundamentales a la hora de diferenciar un teclado de otro como en el teclado mecánico: El ancho del teclado, que determina la posición de las manos y por consiguiente del resto del tronco. La altura e inclinación del teclado, que determina en la postura de la muñeca e incluso en la circulación de la sangre en tu brazo. La fuerza al presionar las teclas, generando daños.

La elección de un teclado adecuado de entre la ingente cantidad de tipos que hay disponible no es tarea fácil, como tampoco es sencillo escoger simplemente en función de lo que cueste. Digámoslo claro: EL teclado perfecto para todos nosotros no existe, ya que no todos tienen iguales necesidades.

Un teclado retroiluminado puede ser muy simple, o bien crear efectos de ondas o iluminar únicamente algunas zonas. La retroiluminación está basada en luces LED, desde monocromo hasta RGB, para poder reproducir una enorme paleta de colores.

Hay tres formatos de teclado: teclados completos o que muestran todas las teclas, es el formato con las dimensiones más grandes. El denominado TKL (TenKeyLess) pues no tiene las teclas numéricas exclusivas y su tamaño es el 80% de un FullKey. Y el compacto. El compacto tiene un tamaño equivalente al 60% del formato completo, eliminando el teclado numérico, las flechas y la fila de teclas más altas.